Our Self: Um blogue desalinhado, desconforme, herético e heterodoxo. Em suma, fora do baralho e (im)pertinente.
Lema: A verdade é como o azeite, precisa de um pouco de vinagre.
Pensamento em curso: «Em Portugal, a liberdade é muito difícil, sobretudo porque não temos liberais. Temos libertinos, demagogos ou ultramontanos de todas as cores, mas pessoas que compreendam a dimensão profunda da liberdade já reparei que há muito poucas.» (António Alçada Baptista, em carta a Marcelo Caetano)

08/08/2014

NÓS VISTOS POR ELES: El País espanta-se com o país televisivo português. Não nos conhecem

«Probablemente, no haya un caso similar en Europa como el del prime time de la televisión portuguesa», escreve o periódico castelhano (via)  sobre a proliferação de telenovelas. A parte mais deliciosa é a que se refere ao nosso querido professor Marcelo. Não resisto a transcrevê-la:

«El domingo a las nueve de la noche no hay quien pueda con Marcelo Rebelo de Sousa, más conocido como el profesor Marcelo, o, simplemente, El profesor. A esa hora, la mayoría de la audiencia está con él (supera a veces el 30%). El fenómeno sorprende porque no puede ser un formato más básico: comentar la actualidad semanal a preguntas de la periodista Judite Sousa. Son 45 minutos de charla, con cámara fija, sin imágenes de apoyo. Les basta la palabra para enganchar al público y no soltarlo.

El profesor Marcelo es el ejemplo de la afición del telespectador portugués por los informativos, que se alargan más allá de la hora. Por si fuera poco, hay tres canales de información continua.

Otra singularidad es que el comentarista pertenezca a un partido o sea un político. Rebelo de Sousa milita en el PSD, al que pertenece el primer ministro. El veterano profesor ha sido ministro, parlamentario nacional y europeo y es consejero de Estado. La tele pública intenta contrarrestarle con el ex primer ministro socialista José Sócrates, pero no resulta. Algo tiene el profesor que no tienen los demás, por eso oye cantos de sirena para que presente su candidatura a la Presidencia de la República. El profesor se deja querer, pero sopesa que, en cierta manera, ya es el número 1 del país.»

Sem comentários: