Our Self: Um blogue desalinhado, desconforme, herético e heterodoxo. Em suma, fora do baralho e (im)pertinente.
Lema: A verdade é como o azeite, precisa de um pouco de vinagre.
Pensamento em curso: «Em Portugal, a liberdade é muito difícil, sobretudo porque não temos liberais. Temos libertinos, demagogos ou ultramontanos de todas as cores, mas pessoas que compreendam a dimensão profunda da liberdade já reparei que há muito poucas.» (António Alçada Baptista, em carta a Marcelo Caetano)

23/06/2018

Bons exemplos (126) - De Moncloa ao registo predial

«Rajoy deja de ser diputado y solicita el reingreso como registrador de la propiedad».

1 comentário:

Anónimo disse...

... mas, como comenta o Alerta Digital:
[...]
Después de la moción de censura que ha permitido que los socialistas de Pedro Sánchez lleguen al poder, gracias a que Rajoy no presentó su dimisión en tiempo y forma, nos lleva a la conclusión de que todo estaba más que pactado:

– “Yo me abstengo en la votación de tu investidura para que seas presidente, pero con una condición: nos repartimos la legislatura”.

Dicho y hecho. El probable pacto del cobarde y el villano en nombre del bipartidismo, vuelve a colocar a España en manos de lo más siniestro y dañino que ha podido parir la política en un sistema de partidos.

Hemos vuelto a la etapa de Zapatero, bajo la dirección de un resentido Pedro Sánchez, gracias a la traición y la cobardía de un presidente del gobierno que antepuso salvar el bipartidismo antes que a España. Deseo que pese y caiga sobre su conciencia como un latigazo el resto de sus días.

Retirarse a Santa Pola renunciando a su paga vitalicia como ha hecho Rajoy, y volver a su “registro de la propiedad” como si aquí no hubiese pasado nada, teniendo en cuenta que tuvo cuatro años de mayoría absoluta para revertir el curso de la Historia, no lo librará de su felonía cuando tenga que comparecer ante Dios y el Tribunal de España.
Pedro Sánchez llamó “indecente” a Rajoy, y éste sin embargo, lejos de tener en cuenta semejante insulto y humillación, tuvo el cuajo de poner en valor la “lealtad” de un traidor a España, que hoy es presidente de la nación.
[...]
(Stonefield)